Creeemos que la educación ambiental es una de las actividades más rentables socialmente para nuestro planeta, ya que a través de la concienciación de las personas, podremos mejorar nuestro entorno más inmediato y que las próximas generaciones sigan disfrutando de un ambiente saludable.

Mediante la utilización de cajas nido y comederos para las pequeñas aves que acuden a los jardines y parques,  y que incorporan una pequeña cámara, podemos espiar a las aves y disfrutar de este fantástico proceso natural, sin que ellas se den cuenta.

La "Campaña Anida" pretende introducir en los colegios, centros educativos, centros de educación ambiental, campamentos de naturaleza, etc. esta actividad de observación de las aves, suministrando los equipos a la vez que asesoramos sobre su colocación y desarrollamos una serie de actividades y charlas que completan el proyecto educativo.

Es en estos lugares donde el impacto y alcance divulgativo de esta actividad se hace mayor, ya que los colegios y centros educativos actúan como amplificadores del mensaje a través de profesores y alumnso pero también de las familias, que se convierten en parte activa del proyecto.

En el Colegio Público San José Obrero de Pozuelo de Alarcón (Madrid), venimos desarrollando desde hace varios años un proyecto educativo basado en el uso de las cajas nido con cámara de observación integrada. Esta caja nido se encuentra colocado en un arbol y el cable de conexión se pasó por una de las ventanas del centro hasta el aula de informática en la segunda planta. A continuación mostramos algunas secuencias que ilustran esta actividad

Año 2011: Carboneros Garrapinos (Parus ater).  Esta pequeña ave, aunque típicamente presente en bosques de coníferas, se esta extendiendo por zonas ajardinadas en los últimos años. La actividad realizada en el colegio se convirtió en todo un acontecimiento para profesores y alumnos, ya que se emitían las imagenes durante todo el día en una sala informática, por lo que los niños y niñas podían ver a los pájaros como incubaban los huevos y por fin el nacimiento de seis polluelos.

 

Año 2013: Ee año hemos tenido la suerte de que el nido está ocupado por una pareja de Herrerillos capuchinos (Lophophanes cristatus). Este bonito pájaro tiene una cresta característica y no es fácil de observar tan de cerca ya que se trata de una especie bastante esquiva.

 

 

Noticia en el programa MADRID DIARIO

INFORMACION PARA PATROCINADORES